El aviso de Mastercard y Visa a Pornhub puede ser un aviso para todos

Escrito por

Este final de año saltaba la noticia: Mastercard y Visa comunicaban que interrumpían su relación con el grupo MindGeek (Pornhub owner).

Tras una investigación del New York Times señalaba que el portal podría estar lleno de videos de contenido adulto en el cual participaban posibles menores de edad.

Esto ha producido una presión mediática ansiosa por conocer la política de moderación de contenido de Pornhub, personal dedicado a estas tareas, sistemas automáticos de control, guidelines etc…

La respuesta fue inmediata, Pornhub actuaba esa misma semana y tras la denuncia el portal web pasaba de 27 millones de videos a 7 millones, permitiendo sólo videos subidos por cuentas acreditadas.

Hay cierto interés en la censura en internet en general, pero más aún en el «sector adult» por el preocupante «prudismo» que se esta expandiendo en el planeta, pero también es cierto, que desde hace años instituciones como la Comisión Europea están avisando a las plataformas online sobre la retirada de contenidos ilícitos en la red.

Además asistimos a hechos objetivos como que: 

  • Facebook se ha visto obligado a eliminar más de 12 millones de imágenes relacionadas con abusos sexuales en los tres primeros meses del año 2020.
  • Twitter tuvo que cerrar 264.000 cuentas en los últimos seis meses del año pasado por estar relacionadas con la explotación infantil.

¿Qué ocurre con la barbaridades y difamaciones que se expresan en Twitter?.

¿Y con las personas que sin titulación recomiendan medicinas en las redes sociales?.

¿Y las mujeres van a seguir permitiendo lenguaje ofensivo sobre ellas?

Sin duda uno de los grandes retos de esta década a nivel jurídico esta en delimitar la línea entre el derecho de libertad de expresión (y lucha contra la censura), frente a derechos como el derecho al honor, la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y la infancia.

Una ponderación de derechos que no dejará contento a todo el mundo.

CONCLUSIÓN:

La normativa empieza a endurecerse, en este sentido recomiendo la lectura de un artículo de Garrigues sobre una Recomendación de la Comisión Europea o la lectura de nuestro artículo sobre el copyright en la Unión Europea, pero esta no es la única razón por la cual las empresas deben invertir más en la moderación de contenido.

Los departamentos de marketing saben que cada día deben preocuparse más por su reputación, mostrar una imagen eco-friendly, gay-friendly…y qué decir, si una empresa es denunciada mediáticamente como explotadora laboral o es acusada de colaborar alojando contenido ilícito.

Si las entidades financieras, PSP o cualquier tipo de proveedor empiezan a mirar con lupa con quién trabaja y si puede afectar a su reputación, las plataformas online revisarán con mayor celeridad sus políticas de moderación de contenido, y probablemente por encima de las exigencias legales.

NOTA AÑADIDA EL 9 DE ENERO DE 2021:

Como prueba que no es un tema menor y que las grandes corporaciones empiezan a reevaluar sus planes de moderación de contenido, hoy (sólo 2 días después de publicar el post ):

1º Salta la noticia que Twitter suspende la cuenta de Trump «por riesgo de mayor incitación a la violencia».

2º Y Google Store retira la aplicación de Parler donde «se refugian» personas de extrema derecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *